La buena alimentación y el combate a la desnutrición no son un capricho ni una moda,

La presidenta del Senado de la República, Ana Lilia Rivera Rivera, aseguró que la buena alimentación en el mundo no es un capricho ni una moda, se trata, dijo, de un tema de derechos humanos, por lo que llamó a los parlamentarios de todo el planeta a promover la soberanía alimentaria, proteger la biodiversidad, respaldar los derechos de los pueblos indígenas y comunidades rurales, y a garantizar la seguridad alimentaria.

Durante su participación en la Alianza Parlamentaria Iberoamericana y Caribeña por la Seguridad Alimentaria para Todos y Todas, en la FAO, que se realiza en Madrid, España, la tlaxcalteca expuso que en México se protege, se promueve, se respeta y se garantiza el derecho no solo a la alimentación, sino a un consumo sano y nutritivo en el que además se advierte a los consumidores, a través de un etiquetado, de los ingredientes de productos que resultan negativos para la salud.

Tras aceptar que en nuestro país tardamos 10 años en crear las leyes reglamentarias para hacer efectivo el derecho a la alimentación sana, resaltó que finalmente el pasado mes de abril se aprobó la Ley General de Alimentación Adecuada y Sostenible, mediante la cual se podrá proteger, respetar y garantizar el ejercicio efectivo de este derecho y de los derechos humanos interdependientes que de él nacen, priorizando el derecho a la salud, el medioambiente, el agua, el interés superior de la niñez y el enfoque de género en todas las políticas del Estado mexicano, relacionadas con una alimentación adecuada.

En su discurso pronunciado ante parlamentarios iberoamericanos y de otras regiones, la presidenta de la Mesa Directiva llamó a sus pares a que desde sus congresos se combata la ambición desmedida de la mercadotecnia de quienes quieren el control de los insumos para la elaboración de productos nocivos para la salud.

“Nuestra alianza ha apostado por un enfoque sistémico, territorial y centrado en las personas, porque hemos coincidido en que la seguridad alimentaria no es sólo un problema de falta de alimentos sino también de desigualdad en su distribución, desperdicio y acceso a recursos para producirlos de manera sostenible”, destacó.

Rivera Rivera resaltó que esta alianza se ha propuesto colaborar en múltiples frentes; desde la promoción de la legislación y las políticas públicas inclusivas, hasta el fenómeno de tecnologías agrícolas avanzadas y la reducción del desperdicio alimentario.

Además, se dijo complacida de atestiguar la suma de España y Portugal como miembros de esta alianza; dos países que por sí mismos han mostrado un firme compromiso con estos objetivos. España, agregó, ha liderado diversas iniciativas en el ámbito de la seguridad alimentaria que se traduce en el éxito de nuestra Alianza, indicó.

La senadora tlaxcalteca precisó que en México ya se está legislando en los 32 estados de la República, para replicar lo que la Ley General está ordenando, además de que se está consolidando el que los presupuestos destinados para el rubro, y que están dispersos en diversas leyes, se enfoquen en un mismo reglamento, que “ya estamos construyendo las bases para que no se sigan duplicando presupuestos, y cuyos esfuerzos no concluyan en el objetivo principal”.

En mi país estamos empeñados, añadió, en niños y niñas, y todas las mujeres, tengan un plato de comida garantizado, libre de alimentos chatarra, mismo que están controlados ya por el Estado.

Ana Lilia Rivera adelantó que “vamos por modificar normas, vamos a seguir etiquetando productos. Queremos multiplicar el etiquetado en transgénicos”, finalizó.

–oo00oo–